fbpx

Viajes Étnicos

Artículos recientes

Síguenos
GO UP
Image Alt

Viajes Étnicos

Viajar étnico, viajar humano

Ideal para viajar en familia: la Ruta de la Seda

La Ruta de la seda esconde secretos milenarios en sus desiertos y sus tradicionales bazares. Aún transitan camellos por las calles de sus ciudades oasis.

Si estás pensando en un plan ideal para viajar en familia, la Ruta de la Seda es lo tuyo. Étnico, seguro y muy cómodo, este plan ha resultado fascinante especialmente entre niñas y niños. Se trata de un trayecto poco frecuentado por personas provenientes de culturas occidentales. Quizás por esta razón, muchas personas que han vivido esta experiencia comentan que se han sentido como Marco Polo descubriendo lugares inexplorados. Imagínate con tu familia de paso por la república popular China y, de repente, experimentar la sensación de estar quizás en un país musulmán. De pronto, dudar: “¿No es esta una comunidad del Tíbet?”. Tal vez, sentirse parte de un pasado remoto: ”Niños, así era el mundo dos mil años atrás”.

 

Y es que, por ejemplo, la fascinante y compleja historia de Xinkiang constituye una inagotable fuente de la riqueza cultural propia de la Ruta de la Seda. Otra posibilidad que ofrece esta etapa de la aventura es ver de cerca a los osos panda. Esta es una experiencia muy linda que se puede vivir en las cercanías de la capital de Sichuan: Chengdu, la cuna del santuario de los ositos panda. De toda China, esta es la ciudad que registra los mejores índices en calidad de vida. Es famosa la región por su gastronomía: hotpot picante; su clima benigno para la salud; y sus mujeres bonitas de piel blanca y suave, como la seda.

 

Emprender la Ruta de la Seda desde Xian es otra opción

Xian es la antigua capital imperial de China, cuya fama mundial obedece a sus Guerreros de terracota. Este era el punto de partida de la ruta de seda milenaria y mítica. Tras cuatro días visitando uno de los dos lugares, llegarás a Lanzhou. Una importante ciudad situada a orillas del río Amarillo. Antiguo eje de tránsito de las caravanas de comercio con Occidente. En esas primeras épocas, se referían a ella como la “Ciudad Dorada»; porque en la zona se encontraron diversas minas de oro. Entre los siglos V y XI, Lanzhou se convirtió en un centro para el estudio del budismo. 

 

Después, visitarás las fabulosas grutas y el templo de Bingling. Te dejará con la boca abierta el tamaño descomunal de Budas esculpidos en la roca hace 2500 años. Al viajar en familia por entre las grutas, podrás compartir ese mapa que registra el proceso de apropiación china del arte budista. Luego, un lago enorme y maravilloso los transportará a otro tiempo. Así te sentirás al pasar por la famosa Labrang Lamasery, donde podrás vivir una experiencia única: el encuentro con los Lamas. ¡Qué mejor manera de acercarse al tradicional budismo tibetano! Tres horas más tarde, llegarás en tren a la irreal Zhangye, donde descubrirán las montañas de colores. La gastronomía irá cambiando en la medida en que se acerquen a Xinkiang. 

 

 

En el desierto, la ciudad oasis Dunhuang

El viaje continúa rumbo a Dunhuang. De esta ciudad oasis conviene visitar las grutas famosas por sus diversos dibujos y esculturas de Buda. Muy atractivos de esta ciudad son sus espectáculos de baile y su música. Surfear por las dunas y cabalgar en los camellos peludos y gruñones resultará muy divertido para todos. También lo serán las noches de ensueño viendo el firmamento habitado por millones de estrellas debido a la escasa contaminación lumínica. Más adelante, en Turpan, feudo de los famosos uygures, la música traerá a la familia sutiles reminiscencias árabes. Los puestitos de comida característica de su cultura emanan aromas exóticos innumerables. 

 

A medida que hemos transitado, hemos visto cómo las facciones cambian, la música se modifica y la arquitectura varía hasta llegar a ser totalmente musulmana. A todo lo largo de la Ruta de la Seda, la gente es agradable y está dispuesta a compartir su bella sonrisa, modesta y orgullosa pero siempre animada a conocer a un extranjero. 

 

Al cierre del recorrido por la Ruta de la Seda, tu familia se encontrará en la fascinante Urunqi; antaño, un lugar muy conocido. Allí se hace patente un mestizaje milenario entre dos culturas muy ricas y distintas. Inmersos ya en esa etnia maravillosa, podrán deleitar el paladar con frutas exquisitas. Delicatesen culinarias inexploradas causarán felicidad a niños y adultos. Los atuendos étnicos musulmanes y kazajos, mezclados con los chinos de épocas antiguas, perduran entre estas calles ajetreadas, llenas de comercios y artesanos. Los encantos de Urunqi y su fastuoso bazar lleno de tesoros por descubrir, acabarán de convencerte de que este es el trayecto ideal para viajar en familia. 

 

Tenemos visitas programadas para ver el lago Celestial o las cataratas Karez. Pero, lo que más recomendamos, es visitar los mercados nocturnos; perderse por las callejuelas bajo la luna y el cielo eterno. Muchas etnias, culturas, religiones y paisajes en un solo país. Xinkiang te maravillará y te enamorás de China y su majestuosa ruta de la seda, un destino ideal para viajar en familia. Conoce aquí más información de esta ruta.

 

 

Comentarios:

  • Miriam Rodríguez

    02/11/2019

    quiero recibir información de todos los viajes graxias

    Respuesta

Deja un comentario


¡Sé parte de nuestro Club Adventure!

 

Entérate de primera mano de nuestros eventos, rutas, guías de viaje y descuentos.


Solicitar PDF de Valle del Omo con extensión al Norte Histórico