fbpx

Viajes Étnicos

Artículos recientes

Síguenos
GO UP
Image Alt

Lisu

Los Lisu son originarios del este del Tíbet, que durante siglos se desplazaron por China hasta asentarse en Myanmar y Tailandia, viviendo en pueblos ubicados en zonas con fácil acceso al agua, ya que viven de la agricultura basada en el cultivo del arroz, las frutas y las verduras.

Los lisu construyen sus viviendas de una sola planta con cañas de bambú combinadas con madera, todas ellas con una casita de los espíritus donde ponen las ofrendas y los veneran. En uno de estos hogares vive el chamán o hechicero, la persona más importante dentro de la comunidad Lisu por los singulares conocimientos y habilidades que se le atribuyen. Este hombre no nace como hechicero, ni tampoco es designado o votado por el pueblo, sino que él es un ser capaz de hacer cosas extraordinarias, es capaz de tocar el fuego o el aceite hirviendo sin quemarse y además habla una lengua diferente al resto de la gente de su pueblo. Estos atributos le permiten mediar entre el mundo de los espíritus y de los vivos, encargándose de presidir los funerales para hablar con el alma del muerto y saber dónde quiere ser quemado. Este hechicero también practica el arte de la adivinación, pudiendo interpretar el futuro, y para ello utiliza huesos de pollo, que mantiene en su cuenco de madera para determinar por ejemplo el futuro de las parejas que se quieren casar. Además se encarga de curar a su gente haciendo que sientan su propio espíritu expulsando el mal para encontrarse mejor. El hechicero realmente es el protector del poblado, quien se encarga de mantener y asegurar la supervivencia de estas creencias ancestrales que advierten de la existencia de espíritus presentes en todos los objetos, pero que poco a poco están siendo relegadas a un segundo plano por la influencia de los misioneros cristianos. Tratan de perseverar el animismo de forma tradicional, cuidando la creencia en que todas las cosas tenían su propio dios, por lo que adoran y respetan profundamente la naturaleza y para ello la presencia del chamán es imprescindible. Como todas las tribus, los Lisus tienen su particular danza llamada Tiaojia que consiste en bailar alrededor de un fogón cantando al ritmo de los tambores, llegando a perder la noción del tiempo en toda una noche seducidos por sus antiguas melodías. Recibir la bendición del chamán del pueblo, después de someternos a sus artes de adivinación, hará que dudemos de todo lo que creíamos hasta ahora y comencemos a ver otra realidad, más misteriosa, más hechizante pero sin duda cargada de un simbolismo apasionante al son de los tambores en la noche.

Conoce a Ingrid
Ingrid
Contacta con ella!

Galería


¡Sé parte de nuestro Club Adventure!

 

Entérate de primera mano de nuestros eventos, rutas, guías de viaje y descuentos.


Solicitar PDF de Valle del Omo con extensión al Norte Histórico


Abrir chat