fbpx

Viajes Étnicos

Artículos recientes

Síguenos
GO UP
Image Alt

Israelíes

Llego al aeropuerto de Tel Aviv, viendo su zona de embarque redonda, entré a este gran país que debe ser visitado, el país de las religiones monoteístas, que no solo son las 3 famosas, de diferentes gentes y en boca de todos, pero que pocos conocen.

Al llegar, lo que ves es que la mayoría de la población es de religión Judía, pero si te fijas, veras una mezcla de muchas ramas , sefardíes, asquenazis son de las más conocidas, pero no las únicas, pues no podemos olvidar los judíos rusos, ortodoxos o etíopes, que dan una gran variedad de etnias a los seguidores de la religión judía, además de peculiaridades en sus costumbres, en su gastronomía, y puedo asegurar que me sorprendieron y me enamoraron, e hicieron que los recordara con una sonrisa a esta tierra y a sus gentes, que sorprendentemente, son tan desconocidas.

Al llegar, coincidí con varias fiestas locales, cosa que es fácil. Fiestas judías, que, con educación, fue fácil mezclarte con la gente en ellas, si podéis, yo os recomendaría el Yom Kipur o el Tu Bisvat. Después de vivir la moderna Tel Aviv, no pude dejar de pasar unos días en un Kibbutz, interesante experiencia, que aunque no es tan pura como hace años, te meterá en otra forma de pensar del pueblo judío, una forma más comunal, más inmersiva. Aunque debo que reconocer que yo elegí el de Ein Gedi, para luego ir a ver Masada, y no realice ninguno de los trabajos que se hacen en un Kibbutz y que te unen a la gente que conoces allí. No puedo evitar hablar de su gastronomía, en medio de la descripción, el paraíso del vegetariano, con sus quesos o sus pancakes de remolacha y de la comida moderna y de fusión, si queréis conocer al nuevo pueblo judío, debéis vivirla. Pero no solo me encontré a judíos, en Israel, visité a varias de las más de las 100 comunidades cristianas: armenios, ortodoxos o coptos, entre otros, disfrute los Beduinos o los palestinos, los drusos, con su aislacionismo y la sinergia con el ejército israelí, o árabes israelíes, aunque con este término se conoce a los que tienen por lengua materna el árabe y puedes meterse a algunos de los ya citados. No puedo olvidar los Circasianos del Cáucaso de las aldeas de Kfar Kama y Rahania, aunque adaptados, aun conservan ciertas costumbres, más que sus hermanos que viven en Turquía. Después de ese recorrido caótico por este país, decidí ir a Haifa, pues no puedo pasar los jardines de los Bahai, la última de las religiones monoteístas, de interesantes ideas, aunque me desilusiono que más que comunidades, viera elementos administrativos de su iglesia. Dirigiéndome al final de mi recorrido, pasando el río Jordán y por el Mar Muerto, con su baño pertinente, con la parada para imaginar como vivían los escritores de los manuscritos del Mar Muerto llegue a la belleza, a Jerusalem, la “ciudad de la paz”, donde verás a los estrictos ortodoxos, ojo con las fotos y los videos, son muy celosos de sus costumbres. Vivirás una experiencia única y te entristecerá volver a Tel Aviv, a esa sala de salidas redonda, para volver a casa.

Conoce a Froilán
Froilan
Contacta con él!

Galería


¡Sé parte de nuestro Club Adventure!

 

Entérate de primera mano de nuestros eventos, rutas, guías de viaje y descuentos.


Solicitar PDF de Valle del Omo con extensión al Norte Histórico