fbpx

Viajes Étnicos

Artículos recientes

Síguenos
GO UP
Image Alt

Bereberes

Llegando a Marruecos, buscamos a los nómadas del desierto, los bereberes en este gran país, que adaptados a un ritmo de vida más moderno, se alejan del estilo de vida del desierto. Al llegar a sus territorios, ves a un orgulloso pueblo con unas tradiciones, por las que te enamoras de ellos y no puedes alejarte de su conversación, de ese ambiente que te rodea. Aparte de los típicos, sitios, como Marrakech, quise ver otros que están más escondidos o pueden resultar más sorprendentes para el urbanita occidental con pretensiones de nómada. La primera zona es Demnate, a una hora de Marrakech, con olores judíos, pero con una fuerte impresión bereber, donde oirás las historias de amor bereber, mitos de amor de los bereberes, en en Imi-n-Ifri , donde mujeres, todavía van a ver ese puente de los enamorados. Después nos acercamos a participar en el ‘Moussem’ donde se ve al bereber nómada, esa reunión de las tribus, donde se negocia, se concretan matrimonios y se muestran las habilidades como jinetes , esta fiesta, patrimonio de la humanidad, sacarán al bereber que llevas dentro.

Dando un giro, me acerco a Alhucemas, bereberes con acento español, la capital no oficial del bereber del norte, donde verás bereberes occidentalizados y podrás asomarte a los belicosos rifeños, hombres duros, de tierra aún más dura, que fueron la pesadilla de muchos europeos. Después de tanto movimiento, relajarse y ver al bereber más sedentario en Yebel L’Kest, este valle que te muestra al bereber de vida donde olvidar occidente, como en el Valle de Amein donde beber del arte bereber y descansar, para luego ir a Tinejdad y Goulmima, estos poblados, recuerdan a los bereberes de antaño, cuyas caravanas encontraban descanso y el nómada encontraba comida, agua, negocios y baraka. Pero los Bereberes abarcan más que Marruecos, están por todo el Magreb, y no se puede olvidar el desierto de Túnez, donde nos encontraremos a estos habitantes del desierto, famosos por las casas excavadas en la roca de Matmata, donde poder pasar alguna noche y prepararnos para ir al Sahara, donde ver los amaneceres donde desierto y el sol se funden marcándote el camino para visitar Chott El Jerid, donde vale la pena pasar un rato con la mente en blanco, dejándola vagar en ese horizonte sin fin. Después de saborear el desierto bereber de Túnez, saboréalo de otra forma, en el lagarto rojo y que su traqueteo que masajea la espalda te enseñara el camino de un bey. Terminado la visita a estos pueblos en Tozeur, donde otros empiezan el viaje y sus habitantes viven la vida a distinta velocidad.

 ¿Qué más podrían pedir esos nómadas de antaño?

Conoce a Froilán
Froilan
Contacta con él!

Galería


¡Sé parte de nuestro Club Adventure!

 

Entérate de primera mano de nuestros eventos, rutas, guías de viaje y descuentos.


Solicitar PDF de Valle del Omo con extensión al Norte Histórico